Categoría: Seguros de coche

Artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro

El Artículo 22 de la Ley de contrato de Seguro es uno de los más conocidos y controvertidos de esta ley.

¿Por qué? Porque lamentablemente, muchas compañías y agentes de seguros se amparaban en este artículo para forzar la retención de los asegurados.

¿Quieres conocer la legislación actual? ¿Saber cuáles son tus obligaciones y las de la aseguradora? ¡Sigue leyendo para estar al día!

¿De qué trata el Artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro?

Antes de Julio de 2015, el artículo 22 de la Ley obligaba a los asegurados a notificar con dos meses de antelación su voluntad de dar de baja una póliza.

A partir del 14 de JULIO DE 2015 entra en vigor una modificación de esta ley:

“Según el mismo artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro el plazo de 2 meses para tomadores pasa a 1, dando así, en teoría, más libertad a los clientes”.

Esto supuso en su momento una mejora para los clientes de las aseguradoras, dándoles más libertad.

Eso sí, el plazo para las aseguradoras sigue siendo de dos meses.

Pero ¡OJO! El texto de la ley puede dar lugar a malas interpretaciones, porque, aunque queda claro que la comunicación a la aseguradora ha de hacerse por escrito, no se especifica que tenga que hacerse de forma fehaciente ni física.

¿Es válido notificar la no renovación de una póliza por WhatsApp? ¿Puede ser suficiente para oponerse a la prórroga de la póliza del contrato de seguro?

La respuesta es NO.

Si necesitas dar de baja un seguro, notifícalo con un mínimo de 30 días de antelación. Además, la notificación ha de ser física y fehaciente.

¿Qué significa fehaciente?

Que necesitas hacer el envío de forma que quede registrado tanto el contenido de la comunicación como la recepción de la misma.

Te recomiendo esta entrada  sobre no renovación de la póliza del seguro.

Opinión personal sobre el Artículo 22:

En mi opinión, la exigencia anterior a la modificación del artículo 22 de la Ley de Contrato de seguro era abusiva, y me parece adecuado que haya dejado de aplicarse.

Aún así, considero que tratar de obligar a un cliente a mantener una póliza que no desea no es una buena práctica. Opino que cuando un cliente devuelve el recibo por no desear la renovación de la póliza, está haciendo uso de la libertad del asegurado, que debería prevalecer contra la voluntad (nada clara) de ciertos profesionales y aseguradores de retener a los clientes contra su voluntad.

Además, cuando se deja de pagar el recibo del seguro, las compañías suelen retirar las coberturas y prestaciones. Incluso suspenden las pólizas, y algunas lo notifican por escrito.

En mi opinión, al suspender la póliza deja de prestarse el servicio y esa deuda no tendría que ser reclamable.

4.5
22
Share

¿Aceptas el uso de las cookies?