Portada » Blog » La agravación del riesgo

La agravación del riesgo

La agravación del riesgo, en seguros, es una variación de una o varias circunstancias y que afectan al riesgo asegurado de tal modo que la prima a pagar tendría que ser diferente, más económica (no sería una agravación) si las nuevas circunstancias dificultan el siniestro o reducen el coste de las posibles reparaciones, o más alta si se consideran “agravantes”. A continuación 3 Ejemplos:

  1. Una persona sustituye en su casa una puerta blindada por una cortina. La agravación sería evidente, hasta el punto de que la aseguradora, en lugar de cobrar más, podría perfectamente dejar sin cobertura en caso de robo. Sería un ejemplo en un seguro de hogar.
  2. Una persona contrata a más empleados en un restaurante que tiene asegurado. Al haber más empleados se entiende que la actividad ha pasado a ser superior y por lo tanto las posibilidades de que ocurra un siniestro también serían superiores. En ese  caso la aseguradora podría cobrar un suplemento o estudiar si es viable seguir asegurando ese negocio. Sería un ejemplo en un seguro de negocio.
  3. A una persona le diagnostican alguna enfermedad que no tiene cura y que reduce su esperanza de vida. Sería un ejemplo de agravación del riesgo en seguros de vida, de decesos, de salud. Por suerte la reciente modificación del artículo 11 de la LCS incorpora una importante novedad: «2. En los seguros de personas el tomador o el asegurado no tienen obligación de comunicar la variación de las circunstancias relativas al estado de salud del asegurado, que en ningún caso se considerarán agravación del riesgo»

4 pensamientos sobre “La agravación del riesgo”

    1. Buenos días,
      Depende de lo que se haya asegurado. Si por ejemplo e ha asegurado la responsabilidad civil del producto fabricado, el riesgo no se agravaría, sinó que se reduciría del todo. Tiene que consultarlo con su agente o corredor de seguros, ya que él conocerá su seguro.
      Si la empresa de seguridad está debidamente autorizada para vigilar… en mi opinión (pero insisto no he visto su seguro), una cobertura de robo no tendría que ser más cara por agravación de riesgo.

    1. Hola Tod,
      Es un privilegio que te interese mi opinión; pero no sé por qué lo preguntas. En mi opinión son muchos los casos en los que pueden producirse una agravación del riesgo y no tendría relevancia ni utilidad, que se me ocurra para un asegurado, saber dónde se sufren más agravaciones.
      Se me ocurren muchos supuestos. Por ejemplo un negocio que crece, y que no declara la contratación de más empleados o un aumento de aforo. En seguros de salud, inevitablemente con la edad el riesgo es mayor, pero ese sería casi otro tema también ya muy previsto (a excepción de que lleguen nuevos virus más malignos o complejos…).
      Otro ejemplo sería un coche que, de repente, lo empezara a conducir un hijo de 18 años que se acabe de sacar el carnet de conducir; o en un seguro de decesos, si un asegurado empezara a trabajar de pescador de cangrejos (hay profesiones más peligrosas)..
      Otro ejemplo sería hacer una modificación en un motor de un coche, haciéndolo más potente. La prima del seguro del coche se tendría que encarecer.
      No sé que tipo de seguros “ven” más agravaciones, pero sería interesante saber por qué te lo has preguntado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *