Portada » Blog » La finalidad de un seguro no es ganar dinero

La finalidad de un seguro no es ganar dinero

seguro-para-cobrar-si-pierdo-un-dedoSegún el artículo 31 de la Ley de Contrato de Seguro cualquiera de las partes del contrato de Seguro podrá exigir la reducción de la suma y de la prima si la suma asegurada supera notablemente el valor del interés asegurado y, en caso de siniestro, el asegurador indemnizará el daño efectivamente causado. Si tal “sobreseguro” fuera por mala fe del asegurado el contrato será ineficaz y el asegurador de buena fe podrá retener las primas vencidas y las del periodo en curso.

En Girona, hace poco, un hombre ha sido detenido por amputarse dos dedos para cobrar indemnizaciones que, en caso de no haberse descubierto el intento de fraude, habría recibido de diferentes aseguradoras. Además de no cobrar, por intento de fraude, sería hasta posible que tenga que terminar de pagar los seguros. Lo más lógico es que no termine de pagar pero más ilógico fue lo de cortarse los dedos, y lo hizo.

Las compañías de seguros, en general, en lugar de seguir peleándose por vender más y más, tendrían que pagar y formar mejor a sus vendedores. El seguro de accidentes, por ejemplo, se suele vender a padres de familia, a profesionales que hagan viajes frecuentes, a personas ya aseguradas ofreciéndoles una vez se conoce más o menos su situación económica y familiar. Cuando un individuo similar al que se cortó los dos dedos en Girona se presenta para suscribir un seguro de esas características ya es extraño ya que la mayoría de personas no suelen saber o recordar que esos seguros existen. Algunos de los seguros de accidentes más simples que cubrirían la pérdida de un dedo por accidente permitirían indemnizaciones a favor de la víctima de 1.800 euros hasta unos 26.000,00 Euros o más si el dedo perdido fuera el pulgar de la mano derecha (o izquierda si la persona fuera zurda), y así se cobraría si el accidente estuviera cubierto. Lo que no queda cubierto, evidentemente, es una pérdida voluntaria del dedo. En conclusión las compañías de seguros, además de invertir cada vez más en detectar fraudes, deberían pagar y formar mejor a sus comerciales para evitar la entrada de clientes así. Este caso visto recientemente en Girona es una demostración de que las dificultades económicas o la ambición insana pueden ayudar a que una persona haga lo más inimaginable para ganar dinero.

Que la finalidad de los seguros no sea la de ganar dinero es evidente en seguros del hogar, seguros de coche y seguros en general. Queda más en duda y “aceptable” en lo que son seguros de vida y seguros de accidentes ya que la valoración del siniestro es algo totalmente incalculable y por eso se estipulan los capitales asegurados. En seguros del hogar la importancia de los capitales podría casi desaparecer del todo porqué compararlos entre diferentes pólizas sería absurdo si las clausulas o condiciones especiales fueran diferentes (y suelen serlo).

En seguros de decesos las únicas finalidades significativas son la comodidad de los que quedan y cubrir los gastos del entierro, tampoco es en ningún caso, la finalidad, la de ganar dinero. Yo recuerdo una vez a una hija de un difunto asegurado que se dedicó a gastar lo mínimo en el funeral para intentar cobrar luego algo, no se salió con las suya porqué la finalidad de esos seguros tampoco es la de ganar dinero y porqué en aquél caso en concreto, la empresa funeraria cobraba directamente de la Compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *