Portada » Blog » Operarse de fimosis

Operarse de fimosis

Un seguro médico puede cubrir la operación de fimosis. La fimosis es muy frecuente en niños varones al ser un problema del pene. La fimosis a veces no se detecta hasta la madurez sexual del adolescente o chico. Ese problema, además de mucha incomodidad, puede llegar a dificultar mucho o incluso a impedir las futuras relaciones sexuales. Los niños cuyos padres practican cierta religión no tienen de mayores tal problemática porqué se les practica la circuncisión por costumbre.

La operación de fimosis, al no ser una urgencia vital, algunas veces no se opera, pero para impedir la frustración lo mejor es operarse de fimosis o iniciar el tratamiento que el urólogo indique. Tras la operación o durante algunos tratamientos es posible que el paciente tenga molestias o sufra más sensibilidad de lo habitual y, aunque esos inconvenientes suelen desaparecer en pocos meses, los más prudente es visitar a un médico urólogo (presencialmente).

Opciones para operarse de fimosis

Lo más cómodo para operar la fimosis es contratar un seguro médico que incluya las intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo, la modalidad PLENA Plus de Adeslas lo cubriría rápidamente, si el asegurado lleva asegurado 6 meses o más.

Más información sobre la fimosis

A través de los siguientes enlaces podrás obtener muchas más información sobre la fimosis:

Preguntas Frecuentes:

La herida, tras operarse de fimosis, puede tardar unas tres semanas en cicatrizar. Lo adecuado será mantener una buena higiene, evitar las relaciones sexuales, el deporte, y visitar a un médico si surge cualquier duda o complicación.

Aunque sea costumbre según algunas religiones, y aunque tenga sus ventajas, pocas veces es realmente necesario. Si el pene es funcional y no hay molestias ni complicaciones, no sería necesario operarse de fimosis. En caso de duda se tiene que consultar con un urólogo, o pediatra si fuera un niño.

En otros casos, un simple y fácil tratamiento con pomada, también podría ser suficiente para no tener que operarse.

En casos muy atípicos, no operarse de fimosis puede “provocar” (indirectamente), un cáncer de pene. Algunos de esos pocos casos, quizás se habrían evitado con una mejor higiene.

Operarse de fimosis puede costar entre 300 y 500€, según los actuales precios de diferentes especialistas en varias clínicas, pudiendo costar más en caso de complicaciones.

Para los asegurados en Adeslas, la operación no tiene coste alguno. Las consultas y pruebas, tanta previas cómo posteriores, tampoco.

La mayoría de veces no es necesario operar. En caso de que el niño tenga realmente fimosis, se le tiene que llevar al pediatra para que valore si es mejor operarle o tratarlo con pomada.

De lo contrario, podría sufrir infecciones, dificultad para hacer pipí, frustración en sus relaciones sexuales cuándo sea mayor, u otras consecuencias.